Y es que tan solo ocho minutos tardó Edin Dzeko en abrir el marcador. Dzeko y Lautaro bailaron a Tomori y Kjaer; mientras que Darmian, Acerbi y Bastoni no tuvieron apenas trabajo en defensa. Fue una especie de espejismo, porque pocos minutos después Dzeko volvió a quedarse solo ante Maignan, aunque esta vez no pudo superar al meta galo. El cuadro rossonero disputó la final de la Copa Intercontinental (instaurada en 1960), en la que cayó ante el Santos de Pelé. Se desató ante un Milan que no pudo cubrirse de los golpes que recibió. Fue el turno de Henrik Mkhitaryan para, desde segunda línea, aprovechando el pase de Federico Dimarco que dejó pasar Lautaro Martínez, colarse con facilidad en el área ante la mirada de la inoperante zaga milanesa para definir desde dentro del área y poner tierra de por medio en 12 minutos. Con su primer sueldo como informático compró la camiseta de la temporada del doblete que el Atlético ganó en 1996. Huertas se hizo con ella unos meses antes de la gesta atlética en la tienda que se ubicaba en el desaparecido estadio Vicente Calderón, el templo en el que tantos momentos pasó aquel año. El primer título del Milan en la competición se remonta a la temporada 1962-1963, cuando lograron vencer al Benfica por un resultado global de 2-1 en la final.

El debut en la máxima categoría en el período previo a la ronda única se remonta a 1900. En ella ha obtenido 19 títulos de campeón o scudetti, como tercer club más laureado. Juventus De Turín, Sport Lisboa e Benfica, Nottingham Forest Fútbol Club, Fútbol Club Oporto y Chelsea Fútbol Club tienen 2 títulos. Finalmente concretaron la venta del mediocampista ghanés Kevin-Prince Boateng al Schalke 04, y con dinero fresco adquirieron al delantero Alessandro Matri, desde la Juventus por 11 millones a pagar en 4 partes. En consecuencia, la directiva decidieron darle salida a jugadores de la época dorada como Gennaro Gattuso, Clarence Seedorf, Alessandro Nesta, Filippo Inzaghi entre muchos otros, además de una crisis económica que obligó al equipo a vender a sus mejores jugadores, como Thiago Silva y Zlatan Ibrahimović al PSG francés. La verdad es que desde la época de los holandeses el Milan ha marcado un antes y un después, y una de las imágenes que se nos viene a la cabeza en sus exitos desde entonces es esta camiseta. No te preocupes por las fotos, recibirás 100% de los productos que deseas.

Al final de la temporada, Bean fue transferido al Genoa, mientras que Schiaffino (después de disputar 171 partidos oficiales y contribuir con 60 tantos) fue conratado por la Roma. Al final de la campaña, Umberto Trabattoni dejó la presidencia del Milan, después de catorce temporadas al mando della società. El primero de los dos episodios que tendrá lugar en el mítico San Siro tuvo un dueño claro, un Inter que inclinó sobremanera la balanza y presentó candidatura con argumentos más que suficientes para acceder a la final de la Champions League. El Milan se aferra a la épica y a la historia de su camiseta para obrar el milagro y rubricar una remontada que, visto lo visto, se antoja algo más que complicada. Pero vamos alli estaba Desailly que no dejaba pasar ni una pelota en su zona. Y el mito se desató cuando un año después, el Milan de blanco destrozó al Barça en Atenas, con goles de Savicevic (foto), Desailly y el incombustible Massaro.

Con goles de Rebic y Zlatan Ibrahimović se irían al descanso, un cómodo marcador a favor del Milan que nada hacía presagiar que en la segunda mitad todo se volvería una pesadilla; min. El lado derecho de la parte delantera es blanco, con una manga recta negra, equipacion milan 2023 mientras que en el otro lado la parte es negra y la manga corta es blanca. Al otro lado aparece el escudo del equipo y en los hombros están las tres rayas de adidas. En el programa también le preguntaron sobre las camisetas más especiales para el jugador. Desvelamos algunos misterios y curiosidades sobre el Milán repasando la historia del AC Milan en 10 camisetas. Tras vencer por 4:2 a los nerazzurri, el equipo cayó por 1:2 ante el Bologna, perdiendo el torneo tras la victoria del Toro por 2:1 sobre el Inter. De hecho, Lautaro, en una de sus numerosas exhibiciones ante la zaga ‘rossonera’, provocó un penal que el VAR acabó anulando, pero que hubiera sido el golpe definitivo para un eliminatoria que el Milan no quiso dar por perdida en la segunda mitad, saltando al campo más agresivo, con menos que perder.